Buscador



Infiltraciones
  1. Facetarias: el dolor producido por la artrosis facetaria de la columna vertebral es una patología limitante para las actividades básicas diarias. En las fases iniciales el manejo se realiza mediante farmacoterapia y terapia física. En aquellas situaciones que dicho cuadro clínico sea recurrente o no mejore las infiltraciones articulares representan una alternativa que puede producir alivio sintomático durante varios días, pero incluso hasta periodos mas prolongados o de forma casi permanente. Las infiltraciones facetarias se pueden realizar con fármacos o con sustancias biológicas como PRP y el procedimiento se lleva a cabo bajo anestesia local y puede durar entre 10-30 minutos.

 

  1. Sacroiliacas: la articulación sacroiliaca representa la unión entre la columna vertebral y la pelvis. Las artritis o artrosis de la articulación sacroiliaca se maneja en fases iniciales mediante farmacoterapia y fisioterapia. Estas terapias son eficaces en la gran mayoría de los pacientes, si bien episodio recurrentes o limitantes se pueden beneficiar de la infiltración articular.

 

  1. Epidurales: el espacio epidural se encuentra alrededor del saco dural. El objetivo de la infiltración en dicho territorio es reducir los fenómenos inflamatorios perdiurales que generan irritación neurológica. Típicamente hernias discales, estenosis de canal o fibrosis epidural se pueden beneficiar.

 

  1. Foraminales: el espacio foraminal es el canal a través del cual las raíces nerviosas abandonan la columna vertebral, en dicho espacio pueden sufrir fenómenos compresivos y generar dolor. La infiltración foraminal guiada por TAC permite aliviar el cuadro irritativo y mejorar el cuadro clínico. Típicamente hernias discales foraminales o estenosis foraminales son las patologías susceptibles de tratarse.