Buscador



Toxina botulínica

Se ha convertido en el rey de los retoques, por la naturalidad de los resultados, y por el efecto reluciente y fresco que aportan a la piel. Técnica segura, sencilla y no invasiva, la Toxina consigue una expresión serena y relajada, así como la atenuación de las arrugas de expresión.

La toxina Botulínica es un tratamiento que consiste en infiltrar en la piel un líquido que contiene proteína natural purificada para eliminar las arrugas de expresión. No es un material de relleno, no elimina las arrugas mediante el aporte de volumen, sino que actúa sobre los músculos de la cara relajándolos, lo que permite mantener una expresión natural.

 

La infiltración de Toxina Botulínica es un tratamiento seguro que no requiere prueba de alergia. En EEUU se utiliza desde hace años con resultados excepcionales. La dosis administrada es muy baja y no se acumula con los años, es decir, nuestro organismo la reabsorbe y la elimina vía renal.

 

El tratamiento se realiza en la consulta de forma ambulatoria y no requiere anestesia ya que es indoloro. Consiste en introducir con una aguja muy fina unas gotas del producto en la piel, de forma muy superficial, en el área donde existen arrugas faciales de expresión como el entrecejo.

 

Inmediatamente después del tratamiento no se observa ningún cambio apreciable y se puede retomar la vida laboral sin señales de haber realizado el tratamiento. Aunque no es frecuente, existe la posibilidad de que se produzca un pequeño morado, que se puede disimular con maquillaje y desaparece en pocos días.