Buscador

Etiqueta: zona confort

10 septiembre, 2019

En este nuevo post sobre psicología hablamos sobre como movilizarnos para un cambio, todos buscamos mejorar día a día ya sea a nivel de trabajo, pareja, deporte… Buscando siempre nuestro bienestar y nuestra felicidad.

No obstante, es algo habitual ver cómo, a pesar de querer cambiar algún aspecto de nuestra vida, no hacemos nada para lograr este cambio o mejora. Esto suele darse debido al miedo que produce el cambio, estamos más seguros en la situación actual, entonces preferimos quedarnos en nuestra zona de confort, a pesar de que eso nos reduce mucho las posibilidades de mejorar.

“Mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer”

Este es un refrán típico, muy útil para explicar por qué muchas veces nos mantenemos en la zona de confort y evitamos cambiar. Cuando queremos mejorar algo en nuestra vida se produce en nuestra mente un conflicto de intereses entre nuestros pensamientos y emociones: aparecen las motivaciones hacia el cambio, los miedos, los beneficios y costes personales del mismo, etc.; y será aquello a lo que demos más importancia lo que determine nuestra conducta posterior.

El nombre de zona de confort no quiere decir que sea cómoda, sino que nos hemos acostumbrado a ella, no nos requiere mucho esfuerzo ya que hemos automatizado las tareas y la dinámica diaria y ello nos permite seguir funcionando en nuestro día a día. Todo cambio exige un esfuerzo de energía, desaprender y aprender nuevas formas de actuar o adaptarse a otros entornos, y es aquí donde aparecen las inseguridades y dudas.

 

Por ejemplo, es habitual qué tras el diagnóstico de una enfermedad, una lesión grave, una operación, etc.; aparezcan miedos, inseguridades y veamos la actividad física como un enorme esfuerzo que nos hace duda de nuestra capacidad para poder llevar de nuevo una vida normal: practicar nuestro deporte o continuar trabajando y rindiendo al mismo nivel, viajando,  o realizando otras actividades de ocio; sin embargo, tenemos claros los numerosos beneficios que tiene para nuestra salud mantenernos activos, tanto física como psicológica.  Bien, en esta situación, será la persona (a que aspectos de más peso) y su motivación para salir de la zona de confort, lo que determinará que realmente se produzca una mejora ligada a la actividad física.

¿Qué puedo hacer para salir de mi zona de confort?

Llega la hora de ponernos en marcha, os traigo unas preguntas que nos ayudarán a concretar actividades para movilizar ese cambio que deseamos, en este caso ponemos el ejemplo a nivel deportivo.

  1. ¿Qué actividad física o deporte quieres comenzar (o volver a realiza)? Mi objetivo.
  2. ¿Por qué es importante para ti realizar esa actividad o deporte? Mi motivación.
  3. ¿Cómo vas a hacerlo? Acción concreta, pasos a seguir.
  4. ¿Qué beneficios tiene para mí conseguirlo? Aspectos positivos para mi vida.

Ahora falta comprometerse con el cambio y atreverse a salir de la zona de confort. ¡Ánimo, tú decides!

 

Para saber más:

https://www.youtube.com/watch?v=i07qz_6Mk7g

 

Artículo escrito por:

Lara Jiménez Martín

Psicóloga sanitaria y deportiva en Clínica Plenum

Nº colegiado: CL-4751