Buscador

La nutrición como ayuda para tratar el Síndrome de Ovario Poliquístico

28 enero, 2022

Cerca de un 20% de mujeres en edad fértil se ven afectadas por el síndrome de ovario poliquístico y la nutrición puede ser una pieza clave para mejorar su sintomatología. Conocemos las claves de su diagnóstico y tratamiento.

 

El SOP (Síndrome de Ovario Poliquístico) es una disfunción endocrino-metabólica de alta prevalencia que ocasiona alteraciones en la fertilidad y la menstruación en mujeres en edad fértil. El origen del SOP se desconoce con exactitud, sin embargo, la mayoría de los investigadores coinciden en plantear que es una alteración multifactorial, en la que los factores genéticos cada vez cobran mayor importancia.

 

Y que en gran parte de las ocasiones el único tratamiento que dan es la píldora anticonceptiva. Esta píldora no es más que un parche, no trata la causa y encima tiene algunos efectos secundarios.

 

Para el diagnóstico del SOP debes tener 2 de estos 3 criterios, según el protocolo que realizó la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología, junto a la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva en el consejo de Rotterdam del 2003 y el taller del 2012.

 

  • Oligoovulación o anovulación. Ausencia o alargamiento de periodos menstruales. Ciclos de más de 35 días o menos de 8 ciclos al año.
  • Hiperandrogenismo clínico o de laboratorio (bioquímico). Aumento de los caracteres sexuales masculinos en una mujer.
    • bioquímico: elevación de Testosterona o DHEA.
    • Clínico: Hirsutismo (crecimiento excesivo de pelo en la cara, pecho y espalda), acné, hábito corporal masculino.
  • Ovarios poliquísticos: 12 o más folículos pequeños (2 a 9 mm) por ovario.

 

El tratamiento nutricional va enfocado principalmente a la adquisición de hábitos de vida saludables y mejora de las complicaciones asociadas la obesidad y resistencia a la insulina.

 

Te dejamos 4 consejos para mejora con la alimentación tu SOP:

  1. Consume alimentos que no estimulen la secreción de insulina, como alimentos ricos en fibra. Estos son los productos integrales, verduras/frutas y alimentos proteicos magros sin muchas grasas.
  2. Prioriza el consumo de alimentos ricos en omega-3 como el pescado azul, los frutos secos y el aceite de oliva, son algunos ejemplos.
  3. Reduce el consumo al máximo de productos procesados, refinados y/o ricos en azúcar.
  4. Evita el consumo de tabaco y alcohol.

 

Desde el departamento nutricional de Clínica Plenum, te asesoramos con un protocolo alimentario adaptado a ti, donde te ayudará a equilibrar las hormonas, basándonos en alimentos reales y completos. Con estos cambios habrás dado un paso muy importante para recuperar tu salud.

 

 

Naiara Carretero Lozano

Dietista-Nutricionista en Clínica Plenum

Nº colegiado: CyL00103